129

Soñé con él y despertó en mi todas las emociones que no quería sentir después de tanto tiempo y evasión al respecto. Al principio lo veía de lejos fumando feliz y no sabía si acercarme, me acuerdo sentir angustia y al mismo tiempo sonreír de pensar que él estaba bien. Hasta que me vió y lentamente se acercó y fue de esas veces que te sientes inmovilizado y no puedes hacer nada. Me abrazó con ese cariño de un viejo amigo donde no se pierde lo vivido y lo que alguna vez fue; una lágrima recorría mi cara y de la nada ya no estaba ahí. Acto seguido me encontraba en la playa de sueños que ya había tenido y quería buscarlo otra vez pero sabía que no tendría sentido hacerlo. Seguí recorriendo la playa de noche y los hoteles llenos de gente que en algún momento fue cercana y por cualquier razón dejó de serlo. Seguía pensando en él, si estaría entre toda esa gente pero me di cuenta que la próxima vez que lo vería probablemente sería en ese lugar. Ese rincón del alma lleno de bonitos recuerdos con incertidumbre de no saber si la vida nos volvería a juntar de manera más amena y con otra perspectiva. Espero que sí.