56

Iba caminando bajo una fuerte lluvia cristalina, solo que no me mojaba; me impulsaba a caminar una fuerza masculina que andaba a mi lado derecho; de pronto, me vi caminando en un pantano y por la dificultad para avanzar, volteé a ver a la fuerza masculina, quien volvió a impulsarme y al frente había un hombre sumamente curpulento, con una cara muy ruda y dulce a la vez, quien me jaló con una fuerza magnética y me llevó hacia Él, donde también llovía y el agua cristalina limpió mi cuerpo. Desperté sintiéndome muy bien (tengo covid19).