54

Soñé que dormía con un extraño. Bueno, no era un extraño. Era un compañero de mi carrera...relativamente lejano a mí. Dejaba que me tocara y me poseyera. Cogíamos hasta que la luz del sol salía. Mi novio, dormido inerte en la cama de alado, no se había enterado de nada. En la noche siguiente, un ruido extraño e despertó en la noche. Cuando abrí los ojos vi sus dos figuras moverse entre gemidos. Cogían como yo lo había hecho la noche anterior. Mi novio, aterrorizado por que lo acaba de cachar en el acto, alejo al extraño de él y pronunció su nombre. Leo. Esto no es lo que parece amor. Claro que es lo que parece, es lo que yo hice, lo que yo te hice. No recuerdo que hice después, pero me fui, los deje. Y no volví.