127

Soñé que estaba en una casona abandonada en la condesa era de noche y no podía salir, había un payaso que no dejaba de perseguirme a mi y personas desconocidas. Estábamos completamente encerrados cuando llegaba la policía no podía matarlo ni atraparlo, en algún momento una de mis acompañantes agarró un cuchillo e intentó clavárselo en el cuello, el cuchillo lo atravesó pero no pasó nada, en ese momento empecé a salir de la pesadilla, intentando pensar en cosas buenas de mi vida. Me desperté y no podía moverme