118

Soñé con dos personas con quien trabajé hace mucho tiempo, de quienes aprendí muchísimo (debo decir que mucho de lo que soy hoy, lo aprendí de ellos). Siempre me sorprende cuando los sueño (son dos: una mujer y un hombre) porque los quise mucho pero me lastimaron mucho, no creyeron en mí y eso me dolió. Siempre pensé (¡oh, mi joven yo!) que crecería con ellos.

Ahora, después de todos estos años -ya que ha pasado la ira y el dolor- me doy cuenta que sigo haciendo cosas que me enseñaron, me ayudaron a ver más extensamente el mundo y sí, dieron notas para NO hacer ciertas cosas, no tomar ciertas actitudes (desafortunadamente, las he hecho, admito, aunque trato de evitarlas en la medida de lo posible).

Regreso al sueño: La veía a ella embarazada, me hablaba sobre él. Sentí raro. Siempre me ha llamado la atención que se sienta tan profundo y diferente lo que ves en los sueños. Era una especie de alegría y panza retorcida y emoción y no se qué, pero bien fuerte. Tan fuerte que me desperté de repente, sudando, con el corazón en la mano. Raro.