46

No era la primera vez que soñaba esto, algunas veces casi adivinaba al acostarme que lo soñaría, en cuanto ponía la cabeza sobre la almohada. Entraba a mi recamara que se encontraba al final del corredor, abría la puerta, estaba semi oscuro el cuarto, sobre la cama estaban varios cambios de ropa me probé algunos, me veía en el espejo "de cuerpo entero" y marco de madera, luna francesa de esas donde te vez así como eres ni mas gorda ni mas flaca.
Había un hermoso vestido de novia de encajes y ceñido al cuerpo no resistí ponérmelo y darme de vueltas para que los olanes giraran.Realmente me veía muy bien mi piel tan morena resaltaba en el verde perla del vestido, mis aretes eran maravillosos: largos de filigrana y diamantes o bisutería muy fina, mi cabello largo un poco ondulado caía sobre mis hombros, pensé ¿casarme yo? ¿con quien? ni novio tenia. De repente sentí algo húmedo en el vientre y mi mano tenia una consistencia viscosa, estaba llena de algo ¿que era?
No pude dejar de mirar el reflejo del espejo...sangre estaba todo el vestido lleno de sangre, en la imagen se podía ver como escurría hasta mis pies desnudos, mucha sangre, cuando vi el vestido que tenia puesto continuaba intacto. El vestido ensangrentado solo se veía en el espejo, me acerque para saber porque sucedía esto, de repente observe con detenimiento "la persona que estaba en el reflejo" no era yo era una mujer blanca con ojos claros un poco mayor que yo tenia un grito en la cara y mucho enojo cuando mas cerca estaba ella intento salir del espejo.
¿Acaso tomar mi lugar o llevarme con ella? nunca lo sabre a esa altura del sueño siempre me despertaba...