97

Soñé que estaba hablando con el papá de mi amiga, que estaba quejándose de que le molestaban los ojos. En mi sueño, él tenía una mantis religiosa blanca en la cabeza, que estaba escupiendo (o tal vez llorando) una sustancia de color óxido directamente en los ojos del papá de mi amiga. El líquido después escurría de sus ojos, haciéndolo parecer una de esas estatuas de la Virgen María que lloran sangre. Curiosamente, los ojos del papá de mi amiga no eran ojos humanos normales, sino ojos parecidos a los de una sepia, pero color negro y ocre, colocados sobre una especie de tentáculos como los de un caracol. Cada vez que la mantis derramaba su secreción sobre sus ojos, estos se retraían hacia adentro del tentáculo en un intento de protegerse.