48

Navego en un velero grande, la vela es muy alta. Estoy de pie, del lado derecho de la barca. No sé quien maneja, la barca se desliza suavemente sobre el mar. No hay gente pero me siento acompañada. No hay olas, el agua es como la de un lago, la luz plomiza, el color del agua también. Ni lejos , ni cerca, dos focas bebés flotan en el agua. Veo sus cabezas, sus ojos grandes y bigotes; me miran con curiosidad, y yo a ellas. Detrás de ellas, el lomo de una ballena aparece, no veo la cabeza, ni la cola. Subimos la escalera que da a una oficina tres personas que no conozco, y mi hermano menor, entregamos unos documentos. Entro a otra oficina de un hotel sin ventanas, estoy sola, y veo a una mujer como de ochenta años, de rasgos orientales, vestida con una falda y un saco caqui, está nerviosa. En un mar un poco más agitado con luz de medio día, el cielo es completamente azul…. me acerco en una pequeña lancha que se maneja sola. Veo a lo lejos flotando una plataforma con tres corchos rojos en forma de colchones. Mi hermano menor está acostado amarrado a la plataforma, la barba ya le creció, pienso que está muerto pero no, está dormitando, abre los ojos y me sonríe, se ve sereno, eso me tranquiliza. Hay cintas alrededor de la plataforma, me alejo con calma. Estoy del lado derecho de la orilla de la playa de una pequeña bahía. Está anocheciendo, y varios pescadores se acercan en pangas hacia la gente, que no veo en la playa. Hay un risco al final de la bahía. El mar está agitado y los pescadores nos hacen señas para subir a las barcas. Ya anocheció. A lo lejos, del otro lado de la bahía, sobre el agua, alguien me hace señas con una linterna, es un hombre rubio guapo, me enseña varios documentos. La seña es para que vaya a su barca. Escucho decir a alguien, que no veo, que dice que hay muchos lugares para visitar e ir que no conozco. Decido que voy a ir a la barca con el hombre rubio. Me subo a la panga para cruzar la bahía, el mar está mas tranquilo, se siente que hay gente pero no la veo, otra vez hay luz plomiza. Estoy a salvo.