86

Soñé que caía un gran diluvio que convertía la playa en un espacio de arena movediza. El cielo sobre el mar era gris. Conforme avanzaba caminando sobre la playa, mis piernas se iban hundiendo cada vez más. Encontré casi completamente enterrado un gran bidón de plástico con un líquido de color naranja. Un poco más adelante alcancé a ver que de las personas ya sólo se veían las coronillas. Decidí regresar y volver sobre mis pasos.