132

Todo el día dormí y soñé fragmentos de lo que fue o no. No sé, pero evitaba despertar para seguir soñando porque quería estar allá. Veía su cara, desde un ángulo en el que sabía que lo estaba abrazando mientras platicábamos, algo que en su momento pasó. Sonrisas, sus ojos, miradas y palabras; estábamos en ese sentimiento de auténtica cercanía y cariño. Al despertar me di cuenta que había olvidado los buenos tiempos, lo mucho que en realidad lo quiero y la paz que se podía sentir al estar con él. Cosa que no agradecí o quise lo suficiente para quedarme, tal vez. Estos fragmentos eran pocos, desde abrazos, juegos, platicas, cigarros, momentos o lo que sea hasta que no estaba. Y se veía todo negro y regresaba a diferentes lugares y momentos de mi vida. Pero no pasaba nada, yo sólo seguía viviendo haciendo mis cosas. Quiero pensar que él igual. Sin contexto y entre fragmentos, se notaba que el cariño y la amistad no faltaban; probablemente estarían ahí cuando por fin despertará.