102

Volví a soñar mi pesadilla.
En la escuela nos enseñaron sobre tsunamis, y desde entonces a veces sueño con ellos.
Siempre estoy frente al mar, la edad no importa, el caso es que siempre soy sólo yo y el mar. Los lugares vacíos siempre me han inquietado, y esta costa no es la excepción. Mientras lo miro, al mar, temo a que los fenómenos que aprendí en la escuela se den, y al pensarlo empiezan a suceder. La marea empieza a alejarse pero no vuelve, sólo retrocede. La angustia entorpece mi supervivencia, no puedo sino continuar mirando lo lejos que ahora se encuentra ahora la marea, pero es la misma angustia quien logra siempre despiertarme antes de verme frente a un tsunami.