19

Era un angel con grandes alas que protegia a mis hijos y la casa en la que viviamos para no enfermarnos nunca