100

Vivo en un pueblo, ni eso, quería tacos, me veía afuera de una taquería estacionando un auto, de pronto el auto ya era una bici. La estacioné, entré a la taquería que ya era una confitería enorme. Una maravilla, todo tipo de pasteles y merengues y postres, dulces, ufff Me daba un banquete sentada en una barra junto a un desconocido que cada vez me ofrecía algo diferente. ¡Buenísimo!