93

En la mañana del 25 de Julio. Desperté con la memoria de un sueño que peculiarmente tiene indicios de consciencia dentro del mismo. Cosa que me pareció harto relevante y quisiera compartir por acá.

Iba caminando por la calle, ninguna que pudiera señalar de mis caminos habituales pero todo se sentía como las afueras de una universidad medio Gringa.
Eran cerca de las 18:00 y muchas personas junto conmigo caminabamos desprovistos de cualquier anomalía hasta que yo volteé hacia el cielo.
No había cielo, solo más tierra, como si estuviera volando sobre ella a un par de kilómetros de distancia.
Podía ver las nubes cruzando entre inmensas montañas verdes.
Después terminaba comiendo en una mesa amplia y lisa como de restaurante Gringo de esos que están junto a la carretera y al lado izquierdo tenía a mi ex-novia con otro hombre en compañía y del lado derecho a una antigua amiga muy triste.
Me preguntaba algo que ya no recuerdo y yo solo le respondía que no podía conciliar la idea de que al mirar al cielo no podía ver sino más Tierra.

Ojalá hubiera podido descubrir que era un sueño.